lunes, 10 de marzo de 2008

Alemania/Suiza/Austria/Belgica - marzo/abril 2008 (parte I)



BAVARIA BLANCA

Llegamos a la superordenada Bavaria donde hay multas hasta por alimentar a las casi extintas palomas y donde los perros llevan patente y pagan boleto de tren
El frío intensisimo nos encontró bien equipados, y nos premió regandonos de nieve la ciudad cada dia
El primer show, con la importancia y ansiedad de un primer partido de fútbol en un campeonato, fue en München, con piano de cola, en una milonga a sala llenísima para 206 personas (precisión Bavaria), organizada por una rosarina muy buena onda y su companiero germano-atorrante muy gracioso y un poco argentino de espiritu
Los nervios del debut fueron vencidos y la müsica nos llevó por momentos de mucho placer compartidos con la popu entre los que habían muchos que festejaban habernos conocido en la gira del anio pasado
Con mas confianza viajamos a Augsburg, donde llegamos con los bolsillos llenísimos de monedas (la costumbre portenia de encanutarlas para el bondi, no tiene sentido en un lugar donde se paga el boleto con billetes)
La portación de cara nos enfrentó con un policía lleno de ganas de enjaular cualquier cosa que no sea alemán, pero luego de unos momentos de tensión y confusión, logramos convencerlo (con la famosa viveza criolla) de que estabamos haciendo un viaje de estudios y que nuestros discos eran simples presentes para repartir generosamente entre nuestros amigos al mejor estilo Santa klaus
Fuimos a la casa de nuestro anifitrion, un alemanisimo jubilado, tanguero, peronista, pintor, arquitecto y fanático de Maitena, que nos hizo de guía por la milenaria fortaleza, la iglesia gotica, el utópico barrio peatonal que guarda sus autos en subsuelos, y nos llevó a tomar una exquisita sopa de salmón que voy a extraniar
El esplendor de las iglesias y su oro Boliviano es verdaderamente deslumbrante
Otra vez en München, donde me enteré que el vino blanco tambien puede ser rico, y luego de dar clase de bandoneón a una nueva alumna alemana, nos reunimos con un argentino cantante de salsa
que nos hospedó y nos organizó una fecha en las afueras de la ciudad en una milonga en un bar rumano, donde el público se volvió loco, obligándonos a volver a hacer bises cuatro veces y a firmar autógrafos en los discos que compraban felices
Maniana zarpamos, como siempre en tren, hacia Bochum (una zona industrial que limita con Holanda y donde no nieva) para empezar una nueva semana ultra-nómade y cargada de shows

2 comentarios:

A las 10/3/08 18:02 , Blogger leandro schnaider ha dicho...

Es un placer leerle, Schnaider. Por favor permítame seguir disfrutando de sus deliciosas "fotografías" europeas...
Un abrazo cálido desde el Río de la Plata.

Marie

 
A las 10/3/08 18:06 , Blogger leandro schnaider ha dicho...

Hey! My dear dear students!!!
Qué lindo todo lo que cuentan, más que nada leer que los perros pagan boleto de tren y no que se los comen, ja ja!!
Una duda: al policía lo convencieron en inglés? si es así, Wow!!!!!!!! I am so proud of you!!!!!!!!!!!!!
Take care...
Sole.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal